lunes, 23 de abril de 2018

Marco decorado.

¡Hola a tod@s!

Esta entrada iba a ser un libro de firmas para una comunión que me habían encargado. Pero alguién se nos adelantó regalándoselo y hubo que pensar en un plan B. Para un detalle, me pareció buena idea un marco decorado. Y que además le pudiera servir no sólo para recuerdo de comunión, sino también para ir intercambiando fotos y que permaneciera a lo largo del tiempo.
Escogí un marco cuadrado con fondo, de los que podéis encontrar en varias tiendas de decoración como Ikea o Leroy Merlin. Son interesantes porque nos permiten usar adornos con relieve, sin que el cristal los comprima. El tamaño es de 23x23.


En este caso no había ningún requisito previo. Y como me consta que a la destinataria le gusta el rosa y los tonos pastel, me decanté por esta gama. Quería algo infantil, pero atemporal. Para que lo pueda utilizar como decoración con el paso del tiempo en la habitación., incluso cuando sea adolescente. Me gusta personalizar las cosas que hago con el nombre. Pero era bastante largo y decidí utilizar únicamente la inicial. El nombre completo no me encajaba dentro del diseño.


Como toque alegre incluí unos molinillos, en colores a juego con el fondo, a modo de ramillete. Y en el centro del mismo, un corazón de madera. Para que no sea todo papel y cartulina.


Y sobre ellos, como podéis ver, una tira de banderines, iniciada y finalizada con unos botones en los mismos tonos. Creo que mezclar materiales lo hace menos monótono y más divertido.
El marco se puede colgar de la pared o colocarlo sobre una estantería. Es un regalo muy lindo y que decora muy bien la habitación de cualquier niño.


Los adornos que están colocados sobre la parte en la que va a ir colocada la foto están pegados de manera que esta pueda colocarse debajo. De esta manera se puede situar sin problema. Si os animáis a hacerlo en esas zonas no pongáis pegamento. 
Por último, el paquete. Como sabéis me encanta que la primera impresión sea buena. Usé un papel de estrellas muy delicado y solo le añadí un ramillete natural de lavanda. ¡Que además desprendía un olor estupendo!

Espero que os guste el resultado, tanto como a mi hacerlo.

Gracias por pasaros por aquí. Me encantará leer vuestros comentarios. Biquiños.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Recordatorios de comunión.

¡Hola a tod@s de nuevo!
Nos acercamos ya al momento BBC. Bodas, bautizos y, sobre todo, comuniones. Os enseño un encargo que me hicieron. Ana tiene muy buen gusto y compartió conmigo sus ideas. Me ayudó a que el trabajo fuese más sencillo. No quería nada rosita total ni muy "pimpollo", como digo yo 😊

Os decía hace un par de entradas que os iba a mostrar a gente que me gusta. Como trabajan, lo originales que son... Pues esta va dedicada a otra de esas personas. En este caso rocio.lj. Combina muy bien papeles, tintas, mixed media (mezcla de materiales de scrapbooking: papeles, stencils y otros, como acuarelas o pintura acrílica). Y la idea de los recordatorios es suya.

Los papeles que he usado son de la colección de Dayka del año pasado.


He aprovechado los medallones para el adorno y la parte trasera del papel, con el estampado, en el lateral. Para que hubiera más variedad, coloqué el banner tanto en rosa como en azul. Quedaron elegantes y dulces a la vez.


Las muñequitas son muy lindas. El rosetón queda muy bien. Y no hace falta nada más. No me gustan las cosas recargadas.




Al abrirlo solo hay un banner con la fecha y el nombre, ya que la protagonista es ella. A la derecha, en tamaño 9x13, irá la foto. El recordatorio mide 11x15.


Dentro del encargo se incluían los sobres. Los hice también a mano. Y adorné, simplemente, con un sello sencillo. Os enseño la foto de como quedaron.


Para el empaquetado, utilicé una bolsita de organza en tono beige, que da el toque final al proyecto.


Realmente estoy muy contenta con el resultado. Sobre todo, porque a ella le encantaron y a la protagonista también. Es la mejor recompensa.

Gracias por pasaros por aquí. Me encantará leer vuestros comentarios. Biquiños.

Cuaderno.

¡Hola de nuevo!
Os enseño hoy un cuaderno que me encargaron para una niña alemana, de la que no tenía muchos datos, salvo la edad: catorce. Normalmente, intento que lo que hago se adapte a los gustos del destinatario. Este, está hecho desde cero. Con cuartillas y encuadernada con wire-o (anillas). Para el uso que va a darle, me pareció lo mas cómodo.
Portada
He usado este set de sellos, que me parece precioso. Y los he coloreado con pinturas acuarelables. Quería que fuese alegre. Añadí un poco de "brillibrilli" para darle un toque.

Detalle sello
La portada y contraportada están forradas en un papel de topitos. Dulce, pero no muy infantil. Para el interior escogí la otra cara del papel, en los mismos colores, estampado en cactus. Añadí una hoja de color, con otro sello del set, muy motivador. Muy necesario en la adolescencia ¿No creeis? 😉


Decoré con sellos y washi tape (celo decorado) algunas de las hojas del cuaderno. Y un marcapáginas reposicionable, plastificado. Con un troquel de Gheishas que me tiene "enamorá". ¿A que es precioso?


La contraportada tiene como añadido un sobre, para que pueda guardar pegatinas, adornos... Así, ella, puede seguir personalizándolo a su gusto.

Contraportada con bolsillo
Como ya os he dicho en otras ocasiones, el empaquetado es parte del encargo e intento que sea bonito. Me da mucho juego el papel de estraza, queda bien con cualquier encargo, y con los sellos lo puedes personalizar perfectamente. 


Espero que a ella le guste tanto como a mi. De hecho, creo que me haré uno 🙂 Cuando tenga tiempo, jeje.

Gracias por pasaros por aquí. Me encantará leer vuestros comentarios. Biquiños.

domingo, 11 de febrero de 2018

Correo bonito low cost

¿Cómo estáis?
En las próximas entradas os voy a hablar de gente a la que sigo, me inspira y admiro.

La de hoy está dedicada a mi querida @kelgarbo, que es una artista y hace maravillas (no os podéis perder su instagram). Es un snailmail o "correo bonito". Consiste en un intercambio de papelería, detalles hechos a mano, y todo lo que te apetezca y se te ocurra enviarle a la otra persona, penpal. Además de la carta, claro. Que entre en un sobre o caja, por supuesto jajaaja.
Lo mejor de todo es conocer a gente estupenda, y crear una amistad. En este que os muestro he usado una estructura que me encantó cuando la ví y mas aún cuando tuve la suerte de tenerlo en mi mano. Porque Rakel, además de ser una artista, como dije antes, es una persona fantástica y muy generosa. Y no dudó en enviármelo.

El proyecto está hecho con la aplicadora de strass de Lidl. Se puede usar también la Fuse; yo no la tengo. Le he añadido las puntas de esta. Se hace exactamente lo mismo, y es más barata. Las ruedecillas van girando y sellan el plástico.

Aplicadora de strass

Puntas de la fuse
El plástico que he usado, tampoco es el específico para la Fuse. Usé las fundas escolares de siempre de 8 micras, siguiendo el consejo de Rakel. También más económicas y con fantástico resultado.

El envío llevaba algunos otros detallitos que se que a Karol, la destinataria, le gustan. Un gatito de fieltro (que no hice yo, pero está hecho a mano), unas pegatinas, algún troquelado, y un lápiz.


Para adornar el interior de la estructura escogí unos papeles de Simple Stories, de la colección "Wood &Gingham", tan lindos y combinables. Los estoy usando en muchos proyectos.


En uno de los bolsillos que lleva dentro introduje unas estrellitas de colores y en el otro, unas lentejuelas.




Queda muy mono y no es nada difícil de hacer, de verdad. Si me sale a mi...le sale a cualquiera. En este enlace os dejo el tutorial que hizo ella y yo seguí. Espero que os guste tanto como a mí y a la destinataria. Repetiré seguro.

Gracias por pasaros por aquí. Me encantará leer vuestros comentarios. Biquiños.