miércoles, 4 de julio de 2018

Álbum para Aria.

Hola, hola!!!

¿Cómo va ese veranito? ¡Increíble que ya sea julio! No sé a vosotros pero, a mí, en este tiempo, me apetece estar en la calle y no scrapear. Pero este encargo merecía un tiempo de encierro (y ahora ya de descanso, ¡yuhuuuuu!)

Lo que más me cuesta siempre son las portadas, lo reconozco. Esta me dio bastantes quebraderos de cabeza porque no se me ocurría nada que quedase bien ni me llenase del todo. Creo que me entendéis. Pero, despues de dos días de no hacer nada, de repente, surgió la idea.


Un recorte de una de esas hojas con tarjetas, unos lazos, nubes de fieltro y muuuchas florecillas.
Dentro intenté variar entre páginas con más y menos volumen.





 Os dejo el vídeo para que lo podáis ver entero. Hay una página con sorpresa.


Y ya, por último, pero no menos importante, el empaquetado. Esta vez con olor incluido, con unas ramitas de lavanda recién recogidas.


Gracias por pasaros por aquí. Me encantará leer vuestros comentarios. Biquiños.

sábado, 9 de junio de 2018

Álbum comunión niño.

Hola a tod@s!

¡Gracias por estar por aquí de nuevo! Esta vez toca comunión.
A Nicolás, el prota del trabajo, le encanta el rojo. Es su color favorito. De hecho el chaleco que llevaba ese día, era rojo. Quise incluirlo en el álbum, y dado que la colección no lleva esos tonos (todo es azul o rosa... como casi siempre) decidí ponerlo en la portada. Con una tira de banderines para el nombre, un lazo y una foto de las hojas de etiquetas. También de Dayka, pero de otra colección.


Me adapté un poco al formato cuadrado de las hojas. Y he de reconocer que no me gusta nada. Como los papeles son a doble cara, tampoco quería perder la mitad de la decoración añadiendo cartulina debajo. Por lo que coloqué en el lateral un borde a juego en azul marino, para añadir esos centímetros que echaba en falta. En un lateral, liso.


En otro, troquelado, para que no fuese tan monótono.


Realmente no añadí muchos detalles. Algunas etiquetas y rótulos: "con papá y mamá", "los primos", "mis hermanos", etcétera. Los papeles tienen bastante decoración y siempre pienso que lo importante son las fotos y lo que ellos puedan escribir o añadir de ese momento. La colección es bastante clásica. Pero se adaptan bastante bien al gusto de la mamá. 



Añadí un libro de firmas al final pero que se pudiera separar facilmente del álbum, porque ver pasar tu trabajo por una mesa llena de comida y la posibilidad de que saliera con mas decoración no me hubiera gustado mucho ;-)


Para sujetarlo usé una tira del mismo papel pegada a la contraportada. Esta idea se la vi a mi querida @pintaytroquela y la copié directamente. Me parece muy práctico que se pueda retirar del álbum. En las hojas solo tinté algún sello, temática comunión, claro.


Y finalmente el paquetito. Tambien en colores a juego y papel crespón. Una ramita, baker twine. ¡Y listo!



El libro de firmas se llenó de buenos recuerdos y, he de decir, pocas manchas (yuhuuuuuu). Si estáis pensando hacer un álbum os aconsejo incluir un cuadernito así. No es muy grueso, ni da mucho trabajo, y es un precioso recuerdo.

Gracias por pasaros por aquí. Me encantará leer vuestros comentarios. Biquiños.


domingo, 20 de mayo de 2018

Album de bebé

¡Hola a tod@s!

La entrada de hoy es de nuevo un álbum de bebé. Me gusta combinar colecciones, aunque no resulta tan fácil como usar una sola. No siempre los colores combinan entre sí. Ceñirme a una colección estrictamente me da la impresión de que está todo ya estipulado y se va a parecer a otros trabajos.
 Lo que me resulta mas complicado es decidir que voy a poner en la portada. Y llevarla a cabo. Pero, esta vez, acababa de comprar unos troqueles de globos que eran ideales.


Los únicos requisitos del encargo eran la cascada inicial con los datos: nombre, peso... y que fuese alegre. El bebé es niño, pero no lo querían en el típico azul.


Los tonos, aunque suaves, son alegres y variados. Para dar el toque divertido añadí un adorno en forma de estrella con una shaker (con movimiento). Son sencillas y quedan muy bien.


Además, suelo colocar algún adorno sujeto a las anillas, en el interior. Esta vez en el exterior no coloqué nada, porque el lazo que lo cierra era bastante grande y podía quedar muy recargado.


Los adornos son infantiles, como este osito tan dulce. Suelo usar tanto figuras como palabras o frases. Y dejo espacio para que los padres puedan escribir lo que sucedía en la foto, o cualquier recuerdo de su retoño. Al fin y al cabo, los protagonistas son ellos.


Os dejo el vídeo para que lo podáis ver entero.



 Como os digo siempre, la primera impresión es importante. Cuido al máximo el empaquetado. Esta bolsa de papel me pareció ideal, y no necesitaba prácticamente nada más para su decoración. Por lo que solo añadí ese lazo en el asa.


Espero que os haya gustado tanto como a mí hacerlo.

Gracias por pasaros por aquí. Me encantará leer vuestros comentarios. Biquiños.

lunes, 23 de abril de 2018

Marco decorado.

¡Hola a tod@s!

Esta entrada iba a ser un libro de firmas para una comunión que me habían encargado. Pero alguién se nos adelantó regalándoselo y hubo que pensar en un plan B. Para un detalle, me pareció buena idea un marco decorado. Y que además le pudiera servir no sólo para recuerdo de comunión, sino también para ir intercambiando fotos y que permaneciera a lo largo del tiempo.
Escogí un marco cuadrado con fondo, de los que podéis encontrar en varias tiendas de decoración como Ikea o Leroy Merlin. Son interesantes porque nos permiten usar adornos con relieve, sin que el cristal los comprima. El tamaño es de 23x23.


En este caso no había ningún requisito previo. Y como me consta que a la destinataria le gusta el rosa y los tonos pastel, me decanté por esta gama. Quería algo infantil, pero atemporal. Para que lo pueda utilizar como decoración con el paso del tiempo en la habitación., incluso cuando sea adolescente. Me gusta personalizar las cosas que hago con el nombre. Pero era bastante largo y decidí utilizar únicamente la inicial. El nombre completo no me encajaba dentro del diseño.


Como toque alegre incluí unos molinillos, en colores a juego con el fondo, a modo de ramillete. Y en el centro del mismo, un corazón de madera. Para que no sea todo papel y cartulina.


Y sobre ellos, como podéis ver, una tira de banderines, iniciada y finalizada con unos botones en los mismos tonos. Creo que mezclar materiales lo hace menos monótono y más divertido.
El marco se puede colgar de la pared o colocarlo sobre una estantería. Es un regalo muy lindo y que decora muy bien la habitación de cualquier niño.


Los adornos que están colocados sobre la parte en la que va a ir colocada la foto están pegados de manera que esta pueda colocarse debajo. De esta manera se puede situar sin problema. Si os animáis a hacerlo en esas zonas no pongáis pegamento. 
Por último, el paquete. Como sabéis me encanta que la primera impresión sea buena. Usé un papel de estrellas muy delicado y solo le añadí un ramillete natural de lavanda. ¡Que además desprendía un olor estupendo!

Espero que os guste el resultado, tanto como a mi hacerlo.

Gracias por pasaros por aquí. Me encantará leer vuestros comentarios. Biquiños.